En ejecución 41 obras de mejora de calles y plazas de toda la ciudad de Sevilla con una inversión pública de 45 millones de euros



2018.08.13 - EMASESA
  • Se aprovecha el verano para acelerar los proyectos y reducir las molestias de cara al fin de las vacaciones y el reinicio del curso escolar

El Ayuntamiento, a través de la Gerencia de Urbanismo, la empresa pública de agua EMASESA y los distritos, ejecuta en la actualidad 41 proyectos de obras de mejora en calles y plazas de la ciudad –se excluyen las acometidas en instalaciones deportivas del IMD, las específicas de rebajes para adaptarse a la normativa de la accesibilidad universal, las realizadas en los colegios y otros edificios municipales y las afrontadas sobre el patrimonio–, que suman una inversión municipal de 45 millones de euros. Estos proyectos se aceleran en los meses de verano para así reducir las molestias a los vecinos y las vecinas y también para anticiparse al fin de las vacaciones estivales, la vuelta al trabajo y el inicio del curso escolar.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha detallado hoy estas inversiones, durante una visita a las obras que se acometen en la calle Francisco Carrión Mejías, en el Distrito Casco Antiguo, acompañado por el delegado del mismo, Juan Carlos Cabrera, y los técnicos responsables de este proyecto que ejecuta EMASESA en coordinación con la Gerencia de Urbanismo. Al analizar el conjunto de esas obras de reurbanización que se están realizando en la ciudad, el alcalde ha explicado que se trata en su mayoría de actuaciones que persiguen tres objetivos fundamentales: sustituir redes antiguas de suministro y saneamiento de agua, aprovechar para mejorar la accesibilidad con más anchura de las aceras y, en determinadas ocasiones, implantar una plataforma única y ganar en arbolado y sombra.

En el caso de la intervención en Francisco Carrión Mejías, EMASESA, en coordinación con la Gerencia de Urbanismo y el Distrito Casco Antiguo, está ejecutando las obras de reurbanización con una inversión total de 324.000 euros, que renovará todas sus redes y pavimentos, al tiempo que implicará una serie de mejoras como plantación de nuevo arbolado y la ampliación del acerado para garantizar en accesibilidad para los peatones y facilitar el tránsito de las personas con movilidad reducida.

Este proyecto de reurbanización viene precedido de un proceso de información y participación de vecinos y comerciantes para minimizar las molestias ocasionadas y, sobre todo, para tener en cuenta mejoras que quisieran añadir, al tiempo que se ha consensuado también con la comunidad educativa del IES Velázquez.

En lo que se refiere a la pavimentación, se está realizando una renovación completa de la calle, incluyendo calzada y acerados. En consenso con vecinos y comerciantes, la calzada se está reponiendo con adoquín de granito, mientras que el acerado, que se ampliará en algunos tramos que antes incumplían la normativa de accesibilidad, se está ejecutando con solería de terrazo. Y por último, se reordenarán las plazas de aparcamiento.

El plazo de ejecución es de cuatro meses, se inició en mayo y la obra está avanzada. Espadas ha recalcado que, al igual que otros proyectos de reurbanización ya hechos o en ejecución, se están construyendo alcorques para plantar árboles desde otoño. “Antes en la ciudad se actuaba exclusivamente para sustituir las redes de agua y se dejaba la calle igual. Ahora, como en Francisco Carrión Mejías, se gana en acerados, en seguridad, en accesibilidad, en arbolado y en vida comercial. Es otro modelo de ciudad”, ha concluido el alcalde.

Francisco Carrión Mejías tendrá árboles, al igual que se plantaron por primera vez en Amor de Dios y en Virgen de la Victoria, y como se plantarán en el entorno de la plaza de abastos de Los Remedios, en el tramo de obras del colector de Niebla o en la calle Virgen de Fátima. Son ejemplos de reurbanizaciones de calles aprovechando la renovación de redes que contemplan la plantación de árboles allí donde es viable (cuando son calles amplias, no interrumpen los suministros básicos de luz o gas, no hay aparcamientos subterráneos ni interfieren en las entradas de los negocios o el tránsito).